martes, 30 de enero de 2018

EL GAUCHO en Notas Fílmicas de El Universal


La presencia de Lupe Vélez ha provocado la consecuente explosión de entusiasmo. Nunca hasta ahora una mujercita con tan escasa experiencia artística había triunfado en el cine como lo ha logrado Lupe. Aquí la tenemos en El Gaucho, tal como es ella, como la vimos en escena en el Lírico, y como es ella en la vida.

Lupe es un temperamento artístico excepcional y triunfa por la sencillez de su expresión, porque siente lo que está diciendo y eso es lo que conquista al público. Cuando ella se dirigía a las galerías y decía al pueblo: "¡Quiúbole manitos!" No era una lisonja para conquistar adeptos. Es que sentía loo que decía bellamente, con todo su corazón. Y así en sus caricaturas se sentía el personaje al que caricaturizaba y actuaba en consecuencia. Alguien ha dicho que Lupe está un poco Fairbanks en El Gaucho; lo cierto es que el contacto con el famoso saltarín, le ha contagiado y sin quererlo siquiera lo ridiculiza al hacer lo que Doug, cuando se lanza desde un peñasco para abatir un enemigo; o cuando arrea un manazo a su amado para corresponder a las caricias del Gaucho.

Vemos en el triunfo de Lupe el triunfo de la espontaneidad y del alma latina. Ninguna mujer en Hollywood podría haber hecho lo que ha conseguido Lupe con una sencillez pasmosa. No puede negarse que hay artistas de temperamento latino en los studios; en la misma película de El Gaucho encontramos a Carlotta Monti, que es una sudamericana que ha perdido su carácter latino para vampear al estilo de Hollywood. Lupe por el contrario, se posesionó a tal grado de su montañesa, que es solamente una montañesa en todo lo largo de la película, y es tal la simpatía que despierta que desea uno que se salten las escenas en que ella no aparece para seguirla admirando sin descansar un minuto.

¡Es mucha artista Lupe Vélez!

Lo que parece extraordinario es que los americanos la hayan comprendido. Pero lo que a primera vista resulta inexplicable no lo es en verdad. Lupe ha dominado en un segundo a Estados Unidos, porque es un tipo exótico, único, al que nadie estaba acostumbrado y eso la ha revelado como un positivo prodigio.


Rafael Bermúdez Z., en Notas Fílmicas de El Universal,
publicado el 30 de enero de 1928.

La ilustración es un fotograma de Lupe Vélez y Douglas Fairbanks en la película El Gaucho (1927).

No hay comentarios:

Publicar un comentario