viernes, 27 de octubre de 2017

ORIENTE ES OCCIDENTE (East Is West) según la crítica

 
La crítica no resultó benévola con esta película. Por ejemplo, en su columna habitual, Mourdant Hall escribió en las páginas del New York Times:
 
"La saga de la pequeña Ming Toy y su valiente héroe norteamericano Billy Benson, quienes soportan innumerables pruebas a manos de los tratantes de esclavos y la incomprensión de la sociedad tradicional antes de estar finalmente unidos (...), tiene una trama intrincada y ligeramente inverosímil que transcurre larga y tediosa durante casi una hora y veinte minutos."
 
Más adelante prosigue el propio Hall, subrayando lo que a su juicio son los únicos logros de la cinta:
 
"Robinson, como Charlie Yong, proporciona casi toda la diversión con su graciosa caracterización del egocéntrico rey del chop suey. Lupe Vélez interpreta la mayor parte de sus roles como el de Ming Toy. Lewis Ayres hace lo que puede como Benson, lo cual no es mucho; y los actores secundarios son excelentes en su mayoría. Todo esto es necesario enfatizarlo de una buena vez, tomando en cuenta que las virtudes de East Is West son muy limitadas para el desempeño de los actores."
 
Al final, expresa un halago para Edward G. Robinson lo mismo que para Lupe:
 
"Tanto Robinson como Lupe Vélez animan la errática narración con muchos momentos divertidos, pero hay que reconocer que su tarea resulta dura e ingrata."

Por su parte, en la edición del 5 de noviembre de 1930 de Variety, se publicó esta crónica firmada por Waly:
 
"Al comienzo, la película parece que va a ser algo fuera de lo común. Todas esas escenas en Chinatown, con el gentío en las calles, y también las de la compra de muchachas en «el barco del amor». Pero entonces, todo cambia y la película se vuelve una cosa trillada."
 
 Más adelante subraya la incongruencia de que al momento en que se conoce el verdadero origen de Ming Toy y que no es asiática sino blanca: "Ella, desde luego, sigue viéndose como una china, pero todos aparentan que ha dejado de serlo."
 
"Todo esto, al final, provoca risas. Lupe no emociona a nadie excepto por el lado de la comedia; tal vez esté mejor así. Hay en su actuación demasiado brío y chispa, y su Ming no es ningún lirio arrojado al ogro chino."

"La estructura de las secuencias y la dirección facilitan la creación de un suspenso natural propio de un serial. Esto, a pesar de que la única violencia física, un poco antes de la identificación de los padres de Ming, es puro «slapstick»."
 

Jules Etienne


Las ilustraciones corresponden a Lupe Vélez y Edward G. Robinson, caracterizados como Ming Toy y Charlie Yong, y a la reproducción de la columna de Waly tal y como apareció en las páginas de Variety.

No hay comentarios:

Publicar un comentario